Desde hace algunos años ha aumentado el interés por uso de rastreadores de sueño y actividades (wearables).  Se estima que a casi sesenta millones de personas les gustará, en el futuro cercano, tener un rastreador de actividades